¿Nos vamos a Stockholm?

Escrito por Irene Naranjo

– ¿A dónde se va?

– A Estocolmo.

– ¿A Estocolmo?

Stockholm invita a viajar por las calles de una ciudad (aunque ésta sea madrileña y no sueca) y por los rincones interiores de uno mismo. Al adentrarse en un viaje, en un lugar o en una persona las circunstancias y los estados de ánimo cambian, ¿progresivamente? Es verdad que las emociones fluyen poco a poco, pero siempre llegan momentos de cambio radical. El turismo da un giro de 180º y cambiamos nuestro destino sin darnos cuenta, dejamos de querer o nos enamoramos perdidamente sin controlar un sólo segundo. Y esos son los mejores viajes, los irracionales, los que muchas veces se quedan en arrepentimiento, pero que por un momento llevaron al carpe diem.

De esa forma llega una noche como otra cualquiera, chico y chica se encuentran en una fiesta, chico conoce a chica, chico persigue a chica. La casualidad se termina uniendo a la persistencia, en un camino de seducción. Es surrealista lo que me acaba de pasar, me he cruzado contigo y me he enamorado. El humor comienza con una figura poniéndose al servicio de otra. Picardía y mucho tira y afloja dominan la situación.

Advertisements

Have a nice day

Tal día como ayer las noticias avisaban que Madrid estaba colapsada. Bon Jovi llegaba a la capital. Como escenario El Calderón.

Image

Aún con la hora pegada al comienzo del concierto, los aledaños del estadio estaban a rebosar de gente buscando su puerta. La parte delantera de un bonito Cadillac servía de bienvenida a todos aquellos que iban entrando. Y a las 22 horas puntuales empezaba a sonar el pegadizo Baby, baby, baby de That´s What The Water Made Me. Pero el público aumentó su entusiasmo al seguirle el clásico You Give Love A Bad Name.

La maravillosa puesta en escena iba acompañada de unos juegos de luces y vídeos espectaculares. El dinamismo y la creatividad de las imágenes que se sucedían, siempre con diferentes y originales efectos, bien se merecían el dinero de la entrada. Un precio muy económico debido a la decisión del grupo de ofrecernos el concierto gratis. Los 18-35 euros iban para los trabajadores, pero Bon Jovi quiso pasar por España apoyando los tiempos de crisis y negándose a recibir ningún beneficio. (Muy reflejado con Keep The Faith y Bed Of Roses). Como no iba a ser menos se llevaron un agradecimiento masivo, desde carteles formando la palabra Gracias hasta el calor del público.

Temas cañeros, clásicos y nuevos, se alternaban con los más melódicos. Los puntos álgidos de la noche se los llevaron, como era de esperar, It´s My Life, Bad Medicine Livin´On A Prayer.

Con 51 años Jon Bon Jovi demostró lo bien que se sabe mover y se mantiene. Ya no quedan rockeros como los de antes.

Una pega de la noche: faltó One Wild Night. Se les perdona hasta la próxima.

Podéis ver aquí el Setlist.

Al final todos morimos

Hay veces que llegar tarde a los sitios puede hacer que termines en las escaleras de una sala de cine viendo la proyección. Aunque también tiene la culpa cierta falta de acierto en la organización de un festival novato y recién nacido. Que con la ilusión y ganas que ha puesto mejorará, como el buen vino, con los años.

Así que ahí me encontraba una vez más en Nocturna Film Festival en el pasillo de una de las filas al lado de Teresa Soria Ruano, encuentro por sorpresa de una compañera de cortometrajes que hace tiempo no veía y actriz de una de las historias de la película. Incluso Javier Fesser pudo disfrutar un rato de la comodidad de los escalones.

¿Cómo pasarías tus últimos días de vida si el choque de un meteorito con la Tierra y la extinción de la Humanidad fueran inminentes? Hay momentos en los que nos enfrentamos al pensamiento del fin de la vida. Para cada uno será diferente, pero siempre aparece. Agobio ante la idea del fin de la existencia, de la nada, de ese momento que parece imaginación y que resulta imposible de concebir en la realidad. No ser nada, se dice a voz de pronto pero es muy duro de afrontar. De ahí que las religiones sean un buen recurso.

Javier Botet, David Galán Galindo, Roberto Pérez Toledo y Pablo Vara se juntaron hace un año y poco más con la decisión de hacer una película. Según cuentan todo salió de una de esas reuniones amistosas en los bares donde se habla de todo y se plantean muchos proyectos que muchas veces terminan en futuros irrealizables. Pero se decidieron y le echaron el valor de con las historias que se les pasaba en conjunto por la cabeza dar forma a esta película de bajo presupuesto y alto esfuerzo. Se las repartieron al azar y cada uno se puso a dirigirlas con su toque personal. Éstas reflejan diferentes situaciones de las personas enfrentándose a la muerte. Desde el punto de vista de un asesino en serie cuyo propósito de vida y sus ansias de fama se derrumban  antes de que termine con sus planes. Cambios en las relaciones y el sentido del amor, con románticos apocalípticos en buscar de ese verdadero y apasionado sentimiento o del carpe diem. Amigos que deciden pasar juntos el final mientras aparece una sorpresa que podría salvar sus vidas. Y finalmente, con estilo cercano al cómic y con Alan Moore como Dios, las dudas de dar a luz a un niño para que en vez de ver la luz sufra el dolor en sus primeros y últimos momentos de vida. A todo esto se le añade un gracioso prólogo y epílogo espacial cortesía de Fesser. Al reparto: Manuela Vellés, Alejandro Albarracín, Miguel Ángel Muñoz, Elisa Mouliaá, Andrea Duro, Javier Botet, Macarena Gómez, Ismael Fritschi, Juan Blanco, Daniel Pérez Prada, Teresa Soria Ruano, Andrea Ros, Laura Díaz, Jonathan D. Mellor, Daniel Herrera, Juan Trueba, Javier Zapata, David Mora, Sara Martínez. Conformando Al final todos mueren.

K8Z9106pq

Otro festival que está teniendo lugar este fin de semana en El Matadero de Madrid, Notodofilmfest Weekend, nos ha brindado la posibilidad de saber un poco más sobre la producción y realización de la película, además de la proyección de ésta en su bonita Cineteca.

Así que tampoco os perdáis la oportunidad de acercaros a las proyecciones de este interesante cine español que intenta hacerse un hueco en el decadente panorama. Como no, también podréis disfrutar de los cortometraje del Notodo y de interesantes encuentros en buena compañía.

Nos vemos en El Matadero.

Mujeres que enredan

De camino al Teatro Fernan Gómez no puedo evitar acordarme de la cascada que hace años ocupaba el subterráneo de Colón, con su ruido y encanto. Hoy sustituida por una gruesa cristalera. Estos días podemos disfrutar allí de La mujer por fuerza, versión de Amaya Curieses del original de Tirso de Molina. Dirigida por José Maya.

La comedia de equívoco nos presenta un caos en el que los personajes son manipulados por los deseos de una mujer de contraer matrimonio con el Conde Federico, al que ni siquiera conoce. Su imagen en la corte de Hungría le lleva a seguirlo hasta Italia. Para ello se transforma en su paje y se dedica a enredar a la corte italiana. Entre sus objetivos, romper el amor entre el Conde y Fiorela.

Tirso de Molina fue bastante innovador en el teatro barroco al introducir a la mujer con un gran poder y actuación, cuyo protagonismo en ese contexto era masculino. Y en La mujer por fuerza se aprecia esa fuerza femenina.

20130325050345

La representación se lleva a cabo sin más escenografía que un espacio diáfano rodeado de público y marcado por la iluminación. Poder observar las caras del público y su reacción como un elemento más, es un gran acierto. La música juega un papel importante, en directo y a cargo de Tony Madigan, con una guitarra y una mandolina. Es un personaje más que introduce los sentimientos y reacciones del resto de personajes. Y en cuanto al vestuario, importante, pero su tamaño a veces puede quedar pequeño.

Con un comienzo lento, marcado por la habilidad de los intérpretes de dar facilidad al verso, uno se introduce en la historia que acelera su ritmo con humor y concluye aceleradamente. Los actores se mueven hábilmente por el escenario, contentando a un lado y a otro, e integrándose en el público. Alicia Rodríguez, en el papel protagonista de Finea, cambia fácil y expresivamente de papeles, con una gran capacidad para confundir. José Bustos interpreta al Conde Federico de una manera brillante, empezando con una gran elegancia que se transforma en locura y desesperación filtrada por humor. La extravagancia y dulzura combinadas con audacia y cierto toque de desconfianza se encuentran en Fiorela de la mano de Alicia González. Por su parte, Alex Tormo ejerce un gran trabajo, que recuerda a la transformación de Jeckil y Mr. Hyde, poniéndose en la piel sucesivamente de Alberto y el Marqués Ludovico. Bajo el mando estricto con toques piadosos del Rey de Nápoles se encuentra Chiqui Maya. Completan el elenco Iria Márquez también con dos personajes, Fenisa y el Sastre; y José Carrasco como Clarín, acompañante y confidente del Conde.

120x170.jpg

Si no tienes planes para este fin de puente no dudes en disfrutar de un poco de teatro clásico. De martes a sábados a las 20.30 y domingos a las 19.30. Tienes hasta el 12 de mayo, no pierdas la oportunidad.