Jugar con fuego

Escrito por Irene Naranjo

¿En qué quedan las relaciones cuando nunca existieron? A veces los sentimientos hacia las personas se confunden con miedos y rutina. ¿Es el amor un sentimiento pasional o un cariño estable y racional?

“… tan sereno como un saco de pólvora… tan frío como una caldera de vapor encendida…”

015

Continue reading

Macrosentidos en Microteatro

Anochece en Madrid. La lluvia se va haciendo más fuerte en la calle Loreto y
Chicote, entro en buena compañía en el número 9. Para resguardarme, no sólo de las gotas que caen sino también un poco de la realidad. Porque en los rincones de Microteatro uno siempre puede soñar.

Soñar, bonito verbo. Pero, ¿qué hacemos cuando soñamos? Con los ojos cerrados nos metemos en otro mundo. Aunque quizás es el nuestro propio que nos avisa de lo que nos pasa, de lo que queremos y lo que somos. En la oscuridad vemos mucho más de lo que imaginamos, y nunca mejor dicho, imaginación. En De la mano, bajo el texto y dirección de Luis Sampedro, Daniel Retuerta y Jerónimo Salas nos llevan por un camino de sentidos y teatro experimental que nos acerca a historias dibujadas a partir de palabras, olores y tacto. Imprescindible.

En la sala de al lado las cosas se vuelven más frías, a Cinco grados bajo cero exactamente. Comedia de Almudena Vázquez en la que Alba Celma y Nacho Redondo se convierten en dependienta y guardia de seguridad de un supermercado. Tendréis que ver si aguantáis como clientes atrapados en una cámara frigorífica.

Todavía quedan dos obras golfas más que podéis averiguar por vosotros mismos. Tenéis hasta el sábado para poner vuestros sentidos a funcionar y dejaros llevar por vosotros mismos. Os recomiendo que vayáis hoy jueves, las salas se llenan menos y podréis disfrutarlo de otra manera. Pero id.

Humanadas

Cuando las cosas vienen a ti no hay que dejarlas pasar. El otro día recibí un correo del Teatro Lara. Entradas con descuento, allá que voy. A alguien engañaría para acompañarme.

La obra era Humanadas. Dirigida por David Serrano y Alicia Rubio. Me atrajo bastante la idea de que fueran varias historias. Un tema común, el comportamiento humano. Diferentes visiones cotidianas. Esas historias en las que nos podríamos encontrar cualquier día, pero con un giro de tuerca espectacular que le añade la sorpresa y originalidad.

Los textos, de Juan Cavestany, Andrés Lima, Alfredo Sanzol y Alberto San Juan se sucedían. Aunque me hubiera gustado saber, al menos en el folleto informativo, quién escribía cada historia.

La actuación y la puesta en escena me pareció increíble. No tenía el placer de conocer a ninguno de los intérpretes, que se movían a través del escenario, cambiando  de papel en papel.

Lo que más me gustó es lo que me hizo reír. Hace mucho que no me reía tanto. Todas las diferentes situaciones conectaban con el público, que llenaba la sala de carcajadas.

Un punto negativo. Ayer fue la última función. Así que cuando las humanadas vuelvan al escenario no os las perdáis. Siempre viene bien que te hagan un poquito más feliz.

CARTEL-HUMANADAS_V4_TeatroLara

Mujeres que enredan

De camino al Teatro Fernan Gómez no puedo evitar acordarme de la cascada que hace años ocupaba el subterráneo de Colón, con su ruido y encanto. Hoy sustituida por una gruesa cristalera. Estos días podemos disfrutar allí de La mujer por fuerza, versión de Amaya Curieses del original de Tirso de Molina. Dirigida por José Maya.

La comedia de equívoco nos presenta un caos en el que los personajes son manipulados por los deseos de una mujer de contraer matrimonio con el Conde Federico, al que ni siquiera conoce. Su imagen en la corte de Hungría le lleva a seguirlo hasta Italia. Para ello se transforma en su paje y se dedica a enredar a la corte italiana. Entre sus objetivos, romper el amor entre el Conde y Fiorela.

Tirso de Molina fue bastante innovador en el teatro barroco al introducir a la mujer con un gran poder y actuación, cuyo protagonismo en ese contexto era masculino. Y en La mujer por fuerza se aprecia esa fuerza femenina.

20130325050345

La representación se lleva a cabo sin más escenografía que un espacio diáfano rodeado de público y marcado por la iluminación. Poder observar las caras del público y su reacción como un elemento más, es un gran acierto. La música juega un papel importante, en directo y a cargo de Tony Madigan, con una guitarra y una mandolina. Es un personaje más que introduce los sentimientos y reacciones del resto de personajes. Y en cuanto al vestuario, importante, pero su tamaño a veces puede quedar pequeño.

Con un comienzo lento, marcado por la habilidad de los intérpretes de dar facilidad al verso, uno se introduce en la historia que acelera su ritmo con humor y concluye aceleradamente. Los actores se mueven hábilmente por el escenario, contentando a un lado y a otro, e integrándose en el público. Alicia Rodríguez, en el papel protagonista de Finea, cambia fácil y expresivamente de papeles, con una gran capacidad para confundir. José Bustos interpreta al Conde Federico de una manera brillante, empezando con una gran elegancia que se transforma en locura y desesperación filtrada por humor. La extravagancia y dulzura combinadas con audacia y cierto toque de desconfianza se encuentran en Fiorela de la mano de Alicia González. Por su parte, Alex Tormo ejerce un gran trabajo, que recuerda a la transformación de Jeckil y Mr. Hyde, poniéndose en la piel sucesivamente de Alberto y el Marqués Ludovico. Bajo el mando estricto con toques piadosos del Rey de Nápoles se encuentra Chiqui Maya. Completan el elenco Iria Márquez también con dos personajes, Fenisa y el Sastre; y José Carrasco como Clarín, acompañante y confidente del Conde.

120x170.jpg

Si no tienes planes para este fin de puente no dudes en disfrutar de un poco de teatro clásico. De martes a sábados a las 20.30 y domingos a las 19.30. Tienes hasta el 12 de mayo, no pierdas la oportunidad.