Le week-end, el amor era esto

Escrito por Alex Merino Aspiazu

Estamos ante una película inglesa pero con título francés, actriz escocesa (Lindsay Duncan), secundario estadounidense (Jeff Goldblum) y director sudafricano (Roger Michell), que obtuvo La Concha de Plata al mejor actor en la pasada edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, ésta sí para un inglés, el magnífico Jim Broadbent, ese actor que muchos no saben situar muy bien hasta que se les dice que es,por ejemplo, el padre de Bridget Jones o el Harold Zidler de Moulin Rouge. ¿Ahora sí?

leweekend-ventana

Le week-end narra el fin de semana de un matrimonio de avanzada edad en París, donde tratan de rememorar su luna de miel y, de paso, ver si se les contagia algo de la ciudad del amor y recuperan algo de esa antigua pasión enterrada por los años. Partiendo de esa base, y bajo la tutela del director de Notting Hill, la película podía haberse quedado en una propuesta simpática, con final feliz y una moraleja del estilo de “el amor no entiende de edades”. Afortunadamente, Roger Michell tiene entre sus manos un guion, firmado por Hanif Kureishi, que va mucho más allá de la historia simplona y los arranques melodramáticos. Un guion que no tiene por protagonistas a dos cascarrabias pero entrañables ancianitos que redescubren el amor, sino a dos personajes construidos con inteligencia, humanos, que respiran autenticidad, cargados de matices. Que después la historia caiga a ratos del lado de lo previsible no importa tanto, porque ya nos ha ganado con ese dúo protagonista, Nick y Meg.

leweekend-libreria

Como suele suceder en estas ocasiones, cuando el guion posee tanta vida, es imprescindible contar con unos actores que sean capaces de aprovechar el regalo y saquen partido de lo que el libreto les brinda. Y vaya si lo consiguen. Lindsay Michell y Jim Broadbent brillan por encima de la mismísima ciudad de París, recitando cada línea de diálogo (y las hay brillantes) con oficio, verdad y pasión. Dos actorazos dando lo mejor de sí mismos, a quienes se une un Jeff Goldblum inspiradísimo que no se queda atrás y aprovecha sus minutos en pantalla para demostrar que aunque el mundo lo haya olvidado (salvo Wes Anderson, que vuelve a contar con él en The grand Budapest hotel tras su anterior colaboración en Life aquatic), él no se ha olvidado de actuar y explotar su vertiente cómica.

leweekend-candados

En definitiva, estamos ante una agridulce comedia romántica de gran madurez, que sin duda decepcionará a las quinceañeras que esperen caras bonitas y bodas “sorpresa” al final, pero que hará las delicias del público adulto, siempre dispuesto a confirmar en la sala de cine que hacer películas con la cabeza y el corazón no son dos cosas incompatibles.

Lo mejor: El guion, los actores y la escena del brindis/monólogo de Jim Broadbent.

Lo peor: Que a alguien le sepa a poco, cuando lo que se ofrece es tanto.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s