¿Nos vamos a Stockholm?

Escrito por Irene Naranjo

– ¿A dónde se va?

– A Estocolmo.

– ¿A Estocolmo?

Stockholm invita a viajar por las calles de una ciudad (aunque ésta sea madrileña y no sueca) y por los rincones interiores de uno mismo. Al adentrarse en un viaje, en un lugar o en una persona las circunstancias y los estados de ánimo cambian, ¿progresivamente? Es verdad que las emociones fluyen poco a poco, pero siempre llegan momentos de cambio radical. El turismo da un giro de 180º y cambiamos nuestro destino sin darnos cuenta, dejamos de querer o nos enamoramos perdidamente sin controlar un sólo segundo. Y esos son los mejores viajes, los irracionales, los que muchas veces se quedan en arrepentimiento, pero que por un momento llevaron al carpe diem.

De esa forma llega una noche como otra cualquiera, chico y chica se encuentran en una fiesta, chico conoce a chica, chico persigue a chica. La casualidad se termina uniendo a la persistencia, en un camino de seducción. Es surrealista lo que me acaba de pasar, me he cruzado contigo y me he enamorado. El humor comienza con una figura poniéndose al servicio de otra. Picardía y mucho tira y afloja dominan la situación.

stockholm ascensor

Isabel Peña y Rodrigo Sorogoyen son los guionistas de esta historia. Aunque tenga una visión global de ambos, la primera parte corre a cargo de Sorogoyen, diferenciándose con un gran giro argumental de la siguiente, escrita por Isabel. El principio muestra la conexión entre los dos personajes, con un Madrid nocturno y prácticamente vacío representando un papel más. La situación y las conversaciones suponen una fácil identificación con los protagonistas. Ya sea de un lado u otro el que más y el que menos ha pasado por algo parecido. Y eso es lo que hace aún más especial al film. Poco a poco el guión evoluciona hacia un terreno frío e inquietante que descubrirá la máscara, la personalidad y el verdadero interior de la pareja.

El rodaje se llevó a cabo en tan sólo 12 días. Destacan su financiación, en parte mediante Crowdfunding, y la capitalización del trabajo. En la realización predominan los planos secuencia, llegando a los 7-8 minutos de diálogos y miradas, que imprimen una sensación de naturalidad teatral. La película empieza de noche, manejando una estética indie con encuadres que persiguen a los personajes y algún que otro enfoque-desenfoque. Amanece dejando paso al día, donde todo, al contrario de lo que cabría esperar, se vuelve más oscuro. 

Soy un poco capullo, ya me irás conociendo.
stockholm ellos
Aura Garrido y Javier Pereira son los encargados de ponerse en la piel de estos dos jóvenes. Ella es capaz de atraer al espectador al igual que lo hace con el protagonista. Destaca la facilidad con la que vislumbra el rechazo y el deseo, unidos, hacía él. Al mismo tiempo, Javier consigue transmitir a la perfección el estado de ánimo buscado en el público en cada momento.

stockholm noche

– ¿Cuántas preguntas van a ser?
– ¿Cuántas respuestas me vas a dar?
– Tres

No es una película perfecta pero, además de una gran banda sonora con Silent Birds de Nothing Places como tema principal, merece la pena invertir tiempo y dinero en verla.

Valoración: 7/10
Advertisements

One thought on “¿Nos vamos a Stockholm?

  1. Pingback: Un viaje a los Goya con escala en Stockholm | Day To Day

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s