Vivir es fácil con los ojos cerrados

…y, sin embargo, la Revolución la llevan a cabo quienes se atreven a abrirlos.

Escrito por Alex Merino Aspiazu

Help! Con esas palabras empezaba una de las más populares canciones de una de las más populares (si no la más) bandas musicales de la Historia. Con ese grito de socorro arranca también la última película de David Trueba. Help! exclama un niño, desde detrás de su pupitre, en la España de 1966, y su petición de auxilio da voz a todo un país sumido en la oscuridad de la dictadura, un país cansado cuyo corazón necesitaba ser rápidamente reanimado. Necesitaba una revolución, y ningún grupo musical representaba ese concepto como los chicos de Liverpool, cuyas melenas insolentes levantaban vientos de cambio. “Vivir es fácil con los ojos cerrados” es la crónica de un profesor de colegio que cruzó medio país para intercambiar unas palabras con un John Lennon de rodaje en Almería. Y si bien el resultado no es redondo, David Trueba se las arregla para llegarnos al corazón. Ese corazón que hoy, como ayer, necesita otro empujoncito, otra revolución.

Vivir es fácil con los ojos cerrados

Pueden destacarse muchas cosas positivas de esta nostálgica road movie. Por ejemplo, al estupendo Javier Cámara, que encuentra el tono perfecto para encarnar al personaje principal, patético en el buen sentido de la palabra, héroe apocado, un mindundi cuya fe en sí mismo puede llevarlo a realizar una mini-revolución. El actor riojano se gana su sexta nominación a los Goya a base de bien, aunque la presencia de Antonio de la Torre puede llevarlo a volverse de nuevo de vacío a su casa. Qué más da.

Otro punto a favor de la película es su portentosa fotografía, que inunda la pantalla con paisajes y matices, bañados por la luz de un sol que brilla incesante, como recordando a la buena gente de España que no todo estaba perdido, que una dictadura puede apagar los corazones pero nunca el sol. Nuevamente, sus opciones al Goya son escasas debido a, cómo no, Caníbal y su extraordinaria fotografía. De nuevo: qué más da.

Vivir es fácil con los ojos cerrados

No se debe, pues, juzgar a “Vivir es fácil con los ojos cerrados” por el número de premios que coseche. Hay que celebrarla como lo que es, una película de una belleza imperfecta, la odisea de un héroe bajito y calvo cuyo viaje nos devuelve la fe en el ser humano y su capacidad para cambiar el mundo que lo rodea. Es una de las mejores películas españolas del año, como también fue una de las más hermosas de la pasada edición del Festival de Cine de San Sebastián. No es grandiosa, pero es irresistible.

Valoración: 8/10

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s