Michael H. Con “H” de Honesto

Escrito por Javier García

Para algunos de nosotros, la imagen mental que tenemos de la persona de Haneke se ha formado en base a retratos de cara larga y seria y planos de él posando para el fotoshoot de algún festival rodeado del reparto de su última película. Con esto y la wikipedia, poco más encontrábamos para pintarnos una idea de quién es este tipo. Si además le sumamos el recuerdo corporal e intelectual que tenemos de su cine, el resultado es claro: Michael Haneke no es nada más ni nada menos que Saruman el Blanco. Sin duda él y Christopher Lee (el príncipe de la tinieblas por excelencia) fueron separados al nacer. Difícil no relacionar al pobre austriaco con tanto villano.

Para nuestro deleite y sorpresa aparece ahora Yves Montmayeur con su último documental y nos recuerda eso que siempre se nos olvida de que las apariencias engañan.

“Michael H. Pofession: Director” hace un recorrido por algunas de las películas más significativas de este autor y nos muestra su modo de trabajar de una manera honesta. Desnuda el rodaje y te lo enseña. Te muestra incluso esos momentos incómodos sobre los que la gente cuchichea al final del día cuando el jefe no está delante. Por momentos uno casi piensa que Montmayeur haya decidido estrenar sin el consentimiento de Haneke pero claro, al no ser esto posible, no queda más que desarrollar el más amistoso de los respetos hacia una eminencia que no se preocupa de tapar los momentos en que aparece su cara menos social.

Y digo “los momentos” porque de verdad son eso: momentos. Situaciones en las que aparece el carácter de un individuo enamorado de su trabajo y con las ideas muy claras sobre qué quiere y qué no. Sobré qué es el arte y cómo manejarlo en el mundo contemporáneo. Sobre cuál es su lugar en la industria y cómo utilizarlo para llegar al público sin venderse por el camino.

Hay una corriente de pensamiento en Europa (muy representada por el dramaturgo y escritor alemán Heiner Müller) que utiliza los extremos en su arte con fines de alguna manera sociales. Enseñando al público la violencia con todo lujo de detalles se despierta en éste la necesidad de evitarla en su vida cotidiana. Haneke defiende esto. “En la vida real los malos no siempre reciben castigo y los animales mueren”.

Pese a esta brutalidad y crudeza en sus historias, encontramos una persona en paz. Y en consecuencia con buen humor. Disfrutón. Tierno en sus reflexiones y duro en su método. Jean-Louis Trintignant (uno de los actores que ofrecen su testimonio personal) comenta que, antes de empezar a grabar, la productora le decía que los rodajes con Michael eran muy divertidos, que se lo iba a pasar muy bien. La verdad es que viendo el documental parece un entorno simpático y cómodo con lugar para el trabajo y las bromas al mismo tiempo. Trintignant termina añadiendo que cuando se encontró en el set no tuvo esa sensación en absoluto. Para el actor lo que había eran tensión y nervios por sacar la escena. Queda claro que, se le viva de una manera o de de otra, el señor director no parece dejar indiferente.

michael_haneke

El documental es en sí mismo un retrato sin maquillajes que funciona tanto para fans como para aquellos que no conocen su nombre. El personaje que vemos en la pantalla tiene su propio atractivo cinematográfico. Y me da la impresión de que esto se ha logrado sin artificios. Sin poner de más. Es verdaderamente admirable porque (llamadme ingenuo) parece que lo que se ve es lo que hay.

Valoración: 8’5/10

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s