Otro telefilm disfrazado

Escrito por Javier García.

Hace meses hubo una tarde, de estas en las que no tienes nada que hacer y acabas irremediablemente postrado en el sofá frente al televisor, en la que me encontré interesado en una película de misterio. De estas que sólo echan los domingos después de comer y que son exactamente iguales que las que ponen los sábados a la misma hora pero con un poquito más de presupuesto y una cara conocida en el reparto. En este caso la culpa de mi repentino interés la tuvo Julianne Moore. La película en cuestión era “The Forgotten” y el título en español: “Misteriosa Obsesión”. Estas traducciones siempre me hacen reír así que decidí seguir viéndola en parte por el planteamiento interesante de la trama y en parte como por agradecer el chiste. Al final se confirmó lo que sospechaba: otro telefilm disfrazado.

Recuerdo pensar: Y esto en su momento… ¿tuvieron el valor de estrenarlo en un cine? Decidí no investigarlo y vivir feliz en mi ignorancia pero, para mi desilusión, la respuesta ha terminado por encontrarme. Joseph Ruben, el director en cuestión (“Durmiendo con su enemigo”, “Asalto al tren del dinero”), estrena ahora “Atrapada en la oscuridad”… en las salas. Ésta también comienza con un chiste parecido que provocó la risa de más de uno de los asistentes al pase: el título original que inunda la pantalla nada más empezar es “Penthouse North”. Bravo. Yo creo que los traductores hacen competiciones para ver quién consigue colar el nombre más dispar.

Pues bien, la acción transcurre efectivamente en el Penthouse North de un lujoso edificio de Nueva York en donde Sara, una invidente de quien lo poco que sabemos es irrelevante en la trama, quedará encerrada en noche vieja con una pareja de malvados criminales dispuestos a todo por encontrar un tesoro escondido.

Esta vez el rostro famoso es el de Michael Keaton. De nuevo caemos en la trampa: eliminando a Keaton de la ecuación el resultado que obtenemos no es más que un acompañamiento a una siesta de sobremesa. La protagonista, Michelle Monaghan, resulta completamente anodina y no es capaz de despertar más empatía en el público que la mínima indispensable que, sea por compasión, por solidaridad cristiana o por lo que sea, inspiran los ciegos a los no ciegos.

Lo mejor de la película es su duración: 85 minutos. Y digo lo mejor porque es una sorpresa cuando te levantas de la butaca y miras el reloj. Esta sucesión de escenas monótonas en las que poco avanza la cosa y donde ya sabes qué va a ocurrir sin necesidad de estrujarte mucho los sesos… ¡me ha robado apenas hora y media! ¡Me había parecido bastante más! Es cierto, me he sobresaltado en algunos momentos… aunque es difícil no hacerlo con el acompañamiento musical propio que toma como objetivo, en vez de acompañar, hacerte saltar gratuitamente. Y la verdad es que hay momentos en los que me he sorprendido de cómo se ha resuelto la situación… aunque ha sido más bien por el carácter poco creíble, barato y artificioso de las soluciones planteadas. Ya pero, quieras que no, la sensación de impotencia de esa mujer indefensa, esa angustia, esa violencia, se transmite al espectador en algunos momentos… Bueno, tampoco te creas. En el fondo te da bastante igual lo que le pase a esta tipa. En consecuencia, al final, te vas del cine como si nada. Qué pena.

Valoración: suspenso

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s