Cautiva

Escrito por Álex Merino Aspiazu

El cineasta filipino Brillante Mendoza, que en esta ocasión se queda muy cerca de hacer justicia a su nombre, nos presenta en “Cautiva” una historia basada en hechos reales, asfixiante, inesperadamente humana, radical en su propuesta. Para saber de qué trata lo mejor es que os transcriba aquí la sinopsis oficial ofrecida por la distribuidora, que siempre cuentan estas cosas mucho mejor que yo , y después ya me pongo con la crítica, que es lo mío:

Veinte personas, incluidos varios turistas extranjeros, son secuestradas en la playa turística de Palawan, Filipinas, por el Abu Sayyaf Group (ASG), formado por separatistas islámicos que luchan por la independencia de la isla de Mindanao. En la confusión, Thérèse Bourgoine, miembro de una ONG francesa, y Soledad, su colega filipina, acaban siendo también secuestradas.

Por si el título no diera suficientes pistas (“Cautiva” en vez de “Cautivos”), el film se centra en el personaje de Thérèse, encarnado por Isabelle Huppert. Oh là là, Isabelle… Por si a alguien le quedara aún el mínimo atisbo de duda, la actriz francesa demuestra una vez más por qué es una de las mejores actrices de su generación, y lo hace a base de una interpretación medida e inteligente. Donde otras actrices hubieran aprovechado una historia como esta para sacar a pasear todas sus muecas de horror y tonalidades de gritos angustiosos aprendidos en la academia de arte dramático, mademoiselle Huppert se limita a transmitir el miedo con una mirada, con un grito ahogado, o simplemente quedándose paralizada, de una pieza, que es como el común de los mortales reaccionamos a menudo ante las situaciones que nos aterrorizan. Por algo esta mujer tiene en su casa un Bafta, un César, dos premios en Cannes, una Concha de Oro de San Sebastián, tres Copas Volpi, un premio del Cine Europeo, y una larga lista que quien quiera puede consultar en Wikipedia, que para eso está.

Cautiva

Brillante Mendoza se llevó, allá por el año 2009, el premio al mejor director en el festival de Cannes por su película “Kinatay”, precisamente en la edición en la que presidía el jurado, ¡sorpresa!, Isabelle Huppert. Fui ahí donde empezó una amistad que llegaría a su culmen en Sao Paulo, donde ambos coincidieron y el director filipino le ofreció a la actriz el papel protagonista de “Cautiva”. ¿Trabajar en un proyecto rodado en circunstancias límites, en plena selva, rodeada de toda clase de bichos e incomodidades? Oui, debió decir Huppert, quien no parece temer nada.

Cuenta Mendoza que hasta el primer día de rodaje, cuando se filmó la escena del secuestro, mantuvo separados a los actores que interpretarían a los secuestradores y a los que harían las veces de secuestrados, tratando de conseguir con ello un clima hostil y de desconfianza. Resultado: brillante (mendoza, ja, ja, no…)

Como sucede cuando uno se aleja de los productos hollywoodienses que abundan en las salas de cine, se encuentra y maravilla con películas como esta: radicales, sofocantes, realistas, críticas, inteligentes, auténticas. No hay excesos, ni efectos complicados, ni giros argumentales de dudoso ingenio. Sólo existe la voluntad de contar una historia, de contarla bien, de ser fiel a los acontecimientos que narra y a la realidad política que se describe. Es una película buena. Así, en el sentido más amplio: Buena. Y quien quiera experimentar emociones fuertes y veraces, secuestro y síndrome de Estocolmo inclusive, está ante su película.

Valoración: Notable alto

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s