Amor en estado puro

Siempre me han gustado mucho las películas que no necesitan de efectos para ser especiales. La trilogía de Richard Linklater se caracteriza por unos cuantos planos secuencia apoyados en un buen guión con el que filosofar sobre la vida. Y pocas cosas son tan bonitas como reconocer en palabras de otros las propias ideas, sensaciones o momentos vividos. Todo ello llevado a lo largo de la relación de Jesse y Celine, interpretados a la perfección por Ethan Hawke y Julie Delpy

En el amanecer nos enfrentamos a los ideales jóvenes y entusiastas de la veintena. Las posibilidades de que algo mágico suceda, que se cruce en tu camino una persona con la que vivir sueños y experiencias.

El atardecer pone sobre la mesa los rencores, la desilusión y la cruda realidad.

Antes del anochecer

Y ahora en Antes del anochecer, al sur del Peloponeso, llegan la madurez y los miedos. La crisis del estancamiento. Ese momento en el que la cabeza se frena y pide respuestas y caminos. ¿Qué estas haciendo?¿Hacía donde has ido?¿Dónde y qué quieres realmente? Es raro, resulta que todas las crisis consisten en eso, descubrirnos.

La moraleja del anochecer sería aprender a vivir la vida personal, conocerse antes a uno mismo, y diferenciar que dos personas nunca podrán llegar a ser una por mucho que les una el amor. Nacemos, vivimos y morimos solos. Así que hay que mantener la calma, dejar de atacarse y de soñar con cuentos de hadas, para poder valorar la preciosa realidad.

Atardecer en GreciaValoración: sobresaliente

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s